PIONERAS Y PROTAGONISTAS

La trayectoria de éxito de CPN es producto de la labor de mujeres pioneras que hicieron del Colegio su proyecto de vida. Conoce aquí a algunas de las protagonistas de nuestra historia.

CELIA CESTERO DE RUIZ ARNAU

Celia Cestero de Ruiz Arnau, nació en Bayamón el 11 de abril de 1879, hija de Don José Cestero y Doña Laura Molina.  Estudió hasta los grados intermedios en la escuela de Don Braulio Dueño Colón, en donde se distinguió como la mejor estudiante de su clase.
A pesar de la resistencia de su padre, continuó estudios superiores en la escuela de Doña Paca Gil en el Viejo San Juan, a donde se mudó junto a su abuela para poder seguir estudiando. Completó estudios universitarios en el Instituto de Alta Enseñanza de donde se recibió en 1891 con el título de Maestra Normal, y en 1899, cuando abrieron una escuela cerca de la casa de sus padres en Bayamón, comenzó a trabajar como maestra.  En 1901 se casó con el Dr. Ramón Ruiz Arnau, y abandonó el magisterio para dedicarse a su familia.
Procreó tres hijos: Isaura, Guillermo y Ramón. Fue en su afán de ofrecerle una educación de excelencia a su hija Isaura, que en 1913 tomó la iniciativa de fundar lo que pronto se conocería como el Colegio Puertorriqueño de Niñas. Desde la primera reunión Celia tenía muy claro lo que quería lograr, “… un colegio con una meta de excelencia; no sólo la excelencia en términos educativos, sino en la formación de personalidades.  Mujeres hechas para desenvolverse bien en todos los órdenes de la vida.  Mujeres que sean ejemplo y orgullo de Puerto Rico”….,  y apoyada por las demás fundadoras, fue instrumental en el desarrollo de la institución en sus primeros años.
En 1918, Celia renunció a la presidencia de la directiva del CPN, y se mudó con su familia a Nueva York, por motivo de los estudios de uno de sus hijos. Regresó a Puerto Rico en 1938 y falleció en 1973 a los 94 años.  Sin embargo,  su vínculo con el Colegio continuó a través de toda su vida.  La Medalla Celia Cestero de Ruíz Arnau, que ella mismo instituyó, todavía hoy se sortea en la graduación de 8vo grado entre las estudiantes que han cursado estudios desde primer grado en el Colegio, en reconocimiento a su fidelidad a la institución.  La biblioteca de la escuela superior también lleva su nombre y su legado permanece hoy igual que hace cien años.

MARÍA BUSÓ DE DEL VALLE

María Busó, nació en Naguabo en 1881, hija única del comerciante Poncio Busó y de Mariquita Hernández, quien era natural de Venezuela. Su madre murió cuando solo tenía 2 años pero su padre se encargó de que creciera con los mejores cuidados. Recibió una educación rigurosa de la mano de maestros particulares, entre los que se destaca Ella Woods, institutriz inglesa que era muy reconocida en la época.

Ya en su adolescencia, María dominaba a la perfección, tanto el español, como el inglés y el francés. Además, se destacaba por su habilidad para recitar poesía acompañada del piano y también por su talento para la equitación. En uno de sus viajes a San Juan para visitar amigos de la familia, conoció a Manuel Del Valle, un dentista educado en Estados Unidos con quien se casó y procreó 6 hijos. La menor, Aida, tenía 8 años cuando en 1913, María se unió a su amiga y vecina en el Viejo San Juan, Celia Cestero de Ruiz Arnau, en la iniciativa de fundar el Colegio Puertorriqueño de Niñas.

Desde los comienzos, María y su esposo jugaron un papel crucial en el proceso de establecer el Colegio, ella como Vicepresidenta de la Junta de Directores, y el cómo colaborador incondicional y autor del primer reglamento de la Institución. Junto a Celia, se convirtió en el principal apoyo de Pepita Noell en sus primeros años como directora. Se hizo cargo de la búsqueda de una nueva sede para el Colegio cuando ya el edificio del Viejo San Juan se les hizo pequeño, y fue quien encontró el espacio de la Parada 15.

En 1926 asumió la presidencia de la Junta de Directores. Ocupó el cargo por 16 años y bajo su tutela, se reclutó a Carmencita Goenaga de Pizá como segunda directora del Colegio. Junto a su esposo, fue instrumental en levantar los fondos para la construcción del nuevo edificio en la parada 15, inaugurado en 1930.

María era conocida por todos por su gran corazón y su amor incondicional hacia el CPN. Aún cuando ya estaba mayor, continuaba todos los años haciéndole un regalo a cada maestra del Colegio, en agradecimiento por su labor. El Colegio fue su proyecto de vida y así se lo inculcó a las nuevas generaciones de su familia. Años más tarde, en 1961, su nieta Ana Matilde del Valle de Totti se inició como miembro de la Junta de Directores.

María falleció el 3 de abril de 1962, a los 91 años. CPN la honra hoy, con un teatro que lleva su nombre. La tarja ubicada en el vestíbulo del Colegio contiene una cita de su cuñado el Dr. Francisco del Valle Atiles, quien fue Alcalde de San Juan a principios del Siglo XX.

JOSEFA NOELL

Primera Directora 1913-1928

Josefa Noell nació el 19 de enero de 1873, hija de don Plácido Noell y doña Monserrate Bastar. Graduada de la Escuela Normal de la Universidad de Puerto Rico, poseía grandes dotes de educadora y se dedicaba a impartír clases particulares a niñas residentes del Viejo San Juan. Tenía una preparación amplísima y se destacaba por sus conocimientos musicales. Tocaba el piano, y previo a convertirse en tutora privada, se desempeñó como profesora de música en la escuela pública. En 1913, cuando la madre de una de sus alumnas, Celia Cestero de Ruíz Arnau, le habló sobre la posibilidad de fundar un Colegio laico para niñas en el mismo Viejo San Juan, Josefa acogió la idea con entusiasmo, haciendo de la fundación del Colegio Puertorriqueño de Niñas su proyecto de vida. Pepita, como la llamaban sus allegados, dirigió el Colegio desde su creación y por espacio de 15 años lo guió con mano firme, ampliando paulatinamente sus ofrecimientos curriculares y académicos. En 1928, cuando por motivos de salud se retiró de la dirección, el Colegio había expandido hasta el cuarto año de escuela superior, y además ofrecía un Curso Comercial y un Curso Secretarial. Posteriormente, su vínculo con la institución continuó, haciéndose cargo del internado del Colegio, labor que realizó hasta 1934, cuando se trasladó a España. Sus últimos años de vida se vieron marcados por varios problemas de salud que la dejaron sorda. Sin embargo, con su espíritu batallador, aprendió por si misma a leer los labios para poder sostener una conversación. Finalmente, tras un derrame cerebral que le inutilizó el habla, murió el 24 de noviembre de 1943 a los 70 años. Al momento de su muerte, el Colegio Puertorriqueño de Niñas apenas celebraba 30 años de vida más su huella en la historia y su contribución a la educación de la mujer en el país permanecen al día de hoy.

CARMEN GOENAGA DE PIZÁ

Segunda Directora 1928-1960

Carmen Goenaga de Pizá nació en San Juan en 1895, hija de Francisco Rufino Goenaga y Josefa Sanjurjo Franqui. Completó su escuela superior y estudió pedagogía en la Universidad de Puerto Rico. Más tarde, se graduó de química de la Universidad de Columbia en Nueva York, y a su regreso a Puerto Rico, enseñó cursos de química y física en la Universidad de Puerto Rico y en la Escuela Superior Central en Santurce. En 1920, se casó con Pedro Antonio Pizá Trías y en julio del año siguiente nació su única hija, Carmen Pizá Goenaga, a quien eventualmente matriculó en el Colegio Puertorriqueño de Niñas.Siendo su hija estudiante del Colegio, la entonces directora Josefa "Pepita" Noell, la reclutó como profesora de química para la escuela superior. En 1928, ante los problemas de salud de Pepita, María Busó de Del Valle y otras fundadoras le solicitaron que asumiera la dirección del Colegio. Mrs. Pizá, como era conocida por las estudiantes, dirigió el Colegio por espacio de 32 años, periodo durante el cual CPN se consolidó como una institución reconocida por su excelencia educativa. A pocos meses de estrenarse como Directora, inició junto a María Busó de Del Valle, una ardua campaña de recaudación de fondos para construir un nuevo edificio para el Colegio en la parada 15. Sus esfuerzos rindieron fruto, y apesar de las dificultades económicas que vivía Puerto Rico en plena Depresión, lograron inaugurar la nueva sede en 1930.Se le reconoció siempre por combinar la disciplina con la ternura, y por acuñar la frase "mis hijas bajo la bandera blanca y azul", la cual directoras posteriores han continuado usando al referirse a la estudiantes del Colegio. Se retiró de la dirección en 1960, y luego de múltiples problemas de salud, falleció en 1966.

MARÍA MERCEDES SERBIÁ DE CARO

Cuarta Directora 1961-1986

María Mercedes Serbiá de Caro nació en Aibonito un 29 de noviembre, pero se trasladó a San Juan desde muy pequeña. Gracias a la gestión de su tía Celina Serbiá, quien había sido una de las primeras maestras del Colegio Puertorriqueño de Niñas, recibió una beca y cursó sus estudios primarios y secundarios en el Colegio.En sus años de estudiante se destacó por su liderato y desempeño académico, siendo vice presidenta y primer honor de la clase graduanda de 1936. Además, cultivó su talento musical, aprendiendo a tocar el violín de la mano de reconocidos profesores tales como los hermanos Figueroa.Ingresó con matrícula de Honor a la Universidad de Puerto Rico, donde obtuvo un bachillerato en educación con honores y una maestría en Estudios Hispánicos. Al graduarse comenzó a ejercer su profesión de maestra en la Escuela Eleanor Roosevelt de Hato Rey, y luego en la Escuela Modelo de la Universidad de Puerto Rico, donde fue supervisora de los Centros de Práctica Docente del Recinto.Se casó con el Ing. Salvador Caro, con quien tuvo tres hijos. En 1961, cuando ya sus dos hijas estudiaban en el Colegio, fue reclutada por la Junta Directiva para asumir la dirección de la institución, convirtiéndose en la primera exalumna en ocupar esa posición. Bajo el liderazgo de la Sra. Caro, el Colegio entró en una nueva etapa de expansión que incluyó la ampliación del currículo de electivas, la implantación del doble periodo de inglés, así como el establecimiento de un programa formal de deportes y de bellas artes y el ingreso de la institución a organizaciones como la Sociedad Nacional de Honor. Fue bajo su dirección que en 1970 se concretó la construcción y mudanza del Colegio a su actual sede en la Urbanización Golden Gate en Guaynabo y se obtuvo por primera vez la acreditación de la Middle States Association of Schools and Colleges. A lo largo de los 25 años en que dirigió el Colegio, Mrs. Caro recibió múltiples reconocimientos por su trayectora como pionera de la educación de la mujer en Puerto Rico, incluyendo el Premio de Dama Destacada en la Educación de la Cámara de Comercio, y el máximo galardón de la Asociación de Escuelas Privadas de Puerto Rico (hoy Asociación de Educación Privada) , organización de la cual fue co-fundadora y la cual presidió en dos ocasiones. Se retiró del Colegio en 1986 y falleció en 2003. La Galería de Arte del Colegio lleva su nombre.

IVETTE NÁTER PRIETO

Quinta Directora 1987-2016

Ivette Náter Prieto es egresada de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras, de donde se graduó Magna Cum Laude en l976 con un Bachillerato en Educación recibiendo la Medalla Antonia Saez por haber obtenido el índice académico más alto en el Departamento de Español. Posee una Maestría en Orientación y Consejería y una segunda Maestría en Administración y Supervisión. Comenzó a trabajar en el Colegio Puertorriqueño de Niñas en 1976 como maestra y en 1987 fue nombrada Directora, puesto que ocupa actualmente. Durante su dirección se han desarrollado en el Colegio múltiples iniciativas entre las que se destacan: la reacreditación del Colegio por la Middle States Association en 1988 y 2010 mediante el innovador proceso de "Accreditation for Growth"; la adopción de una cultura de planificación estratégica; la ampliación de los cursos de Nivel Avanzado (AP) y de las electivas; la extensión de programa pre escolar; el desarrollo del programa CPN en las Tardes; la implantación del Programa Tecnológico, y la reestructuración de los programas de Orientación Universitaria, Valores y Servicio a la Comunidad. Entre sus reconocimientos se encuentran: "Directora del Año" del National Association of Secondary School Principals y representó a P.R. en el programa "In Honor of Excellence; Who's Who In American Education y Who's Who in Puerto Rico en el área de educación; Doctor Honoris Causa de Ibero-América, otorgado por el Consejo Iberoamericano de Excelencia Académica. Desde 1989 forma parte de la Junta de Directores de la Asociación de Educación Privada de P.R. donde ha servido además como Secretaria, Vice Presidenta y Presidenta. Pertenece a un sinnúmero de asociaciones, y ha sido seleccionada "Mujer Destacada" por el Municipio de Vega Baja y Ex-alumna Distinguida de la Universidad del Sagrado Corazón.

  • White Google Places Icon
  • White Instagram Icon
  • White Facebook Icon